Saltar al contenido

Siente el miedo y haz lo que deseas de todas formas

Siente el miedo y haz lo que deseas de todas formas

Existen dos tipos de personas las que no enfrentan los problemas y se limitan a no ver más allá de sus narices y las que a pesar de las circunstancias se dicen internamente: siente el miedo  y haz lo que deseas de todas formas. Ambas están en pleno derecho de llevar sus vidas de la mejor manera, pero evidentemente las personas que se arriesgan tienen la oportunidad de comprobar de que están hecho y sin logran sus objetivos, al menos lo intentaron.

Las personas que se auto limitan por las inseguridades y temor al fracaso, crean un sentimiento interno de fustracion que difícilmente se borra del pensamiento. Pueden pasar años y siempre queda la duda, y no es para nada agradable pensar en lo que pudo ser. ¿Cuál es la razón?, muy simple, sino intentas llegar al punto que te has propuesto, jamás vas a saber si lo hubieses alcanzado. En cambio cuando pasas la barrera del miedo, lo más seguro es que alcances lo que buscas y sino lo alcanzas por lo menos tuviste el valor de enfrentar la situación.

Siente el miedo y haz lo que deseas de todas formas

Siempre va a ver un aspecto positivo cuando se superan los miedo. Si bien no concretas lo que buscas según lo planificado, se te abren otras opciones que no habías puesto en consideración y por ende se abren nuevas metas. Es realmente una serie de circunstancias que te llevan a escalar otras posiciones. Pero que bien vale la pena experimentar, los niveles de satisfacción al final son de esas cosas incomparables.

El miedo como modelo para tener valor

A lo mejor el titulo puede resultar un poco confuso, pero el miedo puede servir como un modelo para poder el valor para llegar a cumplir nuestros objetivos. El miedo tiene que verse desde otro punto vista.

Muchas veces nuestra mente nos hace malas jugadas y se junta con el miedo y te creas falsas creencias de tus limites. Sentir miedo es normal, aprovecha y céntrate en desafiarlo y de este modo libras tu propio camino. Por ejemplo, si sientes miedo de a asumir una nueva responsabilidad laboral, enfréntalo. Comienza a desglosar las actividades, hacer conversaciones con tu equipo, verificar las herramientas y organízate. Si sigues teniendo miedo, sigue adelante paso a paso lo que has planificado, a medida que vayas avanzando vas venciendo al miedo y si se te complica la situación encara, el miedo siempre va estar presente y significa que vas por el camino correcto.

Así como pasa en lo laboral, puedes aplicarlo a tus relaciones intrafamiliares y de pareja. Jamás creas que el miedo se va a ir, solo va estar allí presente para recordarte que estas viva, haz lo que quieras de todas formas y verás lo gratificante que es esa constante competencia con tus temores.

¿El  miedo es real o irracional?

Esta es una de las interrogantes más interesantes que existen en este tema. Muchas personas se permiten darle la bienvenida la miedo por temor de salir de la zona de confort y sin querer rechazan las oportunidades. Para ellas es mucho más fácil seguir una vida rutinaria que darle un espacio a los cambios.

Es allí donde debes comenzar a pensar. ¿Cuáles es mi miedo?, ¿Por qué no me atrevo? Es totalmente válido tener estas dudas, pero esta en ti seguir avanzado y se parte del cambio. La vida es muy corta y el tiempo es una diáspora que no sabemos cuando acabará. Entonces, porque pasar la vida encallados y no buscar nuevas posibilidades y nuevas experiencias. Así que siente el miedo y haz lo que deseas de todas formas.

A través del camino te encontrarás con miedos reales y miedos irracionales. Los miedos reales son circunstancias que no vas a poder evitar y que necesitas obviar, en cambio los miedos irracionales son malas jugadas de tu mente, donde se unen tus temores, tus limitaciones y se magnifican los obstáculos. Determina tu mismo desde el pensamiento y la conciencia que es real o irracional, verás que encontrarás la respuesta y podrás avanzar.

Claves para superar los miedos

  • Deja de huir. No te victimices ni te hagas la vista gorda, enfrenta todo los obstáculos y no dejes que el miedo te opaque la visión. Si caes persigue con más ímpetu.
  • No te excuses, jamás pongas al miedo como parte de las excusas para no avanzar. Ciertamente no es fácil pero tienes que dar el primer paso.

Encara tus miedos. Cuando reconoces que el miedo no es tu enemigo sino un aliado, comenzarás a vencer las batallas.

Referencia:

http://revistas.um.es/analesps/article/view/29371
http://scielo.sld.cu/scielo.php?pid=S0864-34662004000200006&script=sci_arttext&tlng=pt
https://www.scielosp.org/article/rsap/2007.v9n4/541-549/