Saltar al contenido

Formas para superar fácilmente la vergüenza

Muchos piensan que  la vergüenza es lo mismo que la timidez. Cuando hablamos de las formas de cómo de superar la vergüenza, estamos refiriéndonos a acciones de como hablar en público o expresar una opinión en una conversación relajada y cotidiana. Sin embargo, la vergüenza puede ser confundida con episodios de simple timidez. Sobre todo, si se refiere a un sentimiento de indignidad personal.

Superar la vergüenza enraizada en esta configuración no es fácil. Este último generalmente se origina a partir de una experiencia fuerte, pudiese ser una sucesión de experiencias infantiles repetidas o algún evento de devaluación durante la infancia. Por supuesto, también puede ser el resultado de una experiencia traumática de abuso o abuso infantil grave. El sentimiento está arraigado en áreas profundas, por lo que es difícil erradicarlo.

La vergüenza se asocia generalmente con la depresión. La persona se siente triste por sentir verguenza incluso de su misma forma de ser. Tenga cuidado con lo que somos o podemos hacer. También encontramos rabia contenida, que a menudo se vuelve contra sí misma. Todo esto significa que la persona se aleja con cautela de los demás y se priva de su afecto. Sin embargo, superar la vergüenza es posible. Aquí hay cinco pautas para lograr esto.

Formas para superar fácilmente la vergüenza

5 Formas para superar fácilmente la vergüenza

  1. Profundizar el auto conocimiento para superar la vergüenza.

Es necesario, para superar la vergüenza, comprender cómo se produce. Mantengamos una actitud de observación hacia nosotros mismos. Si es necesario, lleve un cuaderno con nosotros para anotar todo lo que encontremos. El punto aquí es detectar exactamente cuáles son las situaciones en las que nos sentimos avergonzados.

Para tratar de superar la vergüenza es importante que tratemos de identificar lo que nos avergüenza. Qué aspecto de nosotros está más relacionado con esto. Presta especial atención a las autocríticas que formulamos. ¿Qué palabras o mensajes vienen a nuestra mente cuando sentimos vergüenza? Toda esta información será de gran ayuda para comenzar a superar el problema.

  1. Revisa el pasado

Intentemos pensar en las personas más importantes de nuestra infancia. ¿Cómo fueron en general? ¿Cómo se comportaron con nosotros? ¿Por qué actuaron como lo hicieron y no de otra manera? ¿Qué rechazaron de nosotros y por qué creemos que lo hicieron?.

A menudo, cuando miramos hacia atrás a estas estimadas y temidas figuras de nuestra primera infancia, adoptamos una nueva perspectiva. Encontramos, por ejemplo, que su problema puede no estar con nosotros, sino con ellos mismos. Es bueno separar su rechazo de nosotros mismos. En otras palabras, entender que no había nada de malo en justificar el hecho de ser rechazado. Había realmente un problema entre los que lo hicieron.

  1. Ser nuestro mejor amigo.

Nuestros pensamientos pueden hacernos mucho daño si no sabemos controlarlos y podemos convertirnos en nuestro enemigo. Si queremos superar la vergüenza debemos ayudarnos nosotros mismos controlando la mente y cambiando ese pensamiento por seguridad. No debemos autodestruirnos con la crítica y debemos dejar a un lado esa mala costumbre de darle importancia al qué dirán.

Es esencial, que aprendamos a vernos con amabilidad. En otras palabras, poder mirarnos con amor. Deberíamos intentarlo, incluso si al principio consideramos que no es efectivo. Podríamos sorprendernos por los resultados.

  1. Trabajar en la autoaceptación.

Aceptar quienes somos es esencial para avanzar. Debemos estar conformes con nuestra personalidad, pero sin querer ser otra persona. Si algo de nuestra personalidad nos hace sentir verguenza entonces podemos decidir en actuar diferente.

En cualquier caso, cualquier cambio que querramos desarrollar debe comenzar desde la aceptación y el reconocimiento de que estamos en un lugar determinado y que sí, nos gustaría llegar a otro, pero con optimismo y perseverancia.

  1. Exponernos gradualmente

El proceso de superar la vergüenza va de adentro hacia afuera, y viceversa. A medida que avanzamos en nuestro negocio, es bueno que también nos fijemos metas. Exponernos a lo que nos causa vergüenza, comenzando con lo que nos asusta menos y aumentando gradualmente la dificultad.

Estas cinco pautas son efectivas como formas para superar fácilmente la vergüenza si se aplican de manera consistente y con perseverancia. Estos procesos a menudo requieren ayuda psicoterapéutica para tener éxito. Básicamente, el camino será el mismo, pero contaremos con la ayuda y el apoyo de un profesional. Vale la pena considerar esta opción.

Referencias:

https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=5456619
http://www.aperturas.org/articulo.php?articulo=340
http://www.aperturas.org/articulo.php?articulo=338