Saltar al contenido

¿Cómo afrontar el miedo a que te hagan daño?

En muchas oportunidades nos limitamos a comenzar nuevas relaciones, asumir nuevos retos e incluso demostrar los sentimientos a la pareja, familiares y amigos por miedo a que te lastimen. Si en algún momento has tenido un pensamiento que empiece con: tengo miedo a que me hagan daño, es mejor que comiences a tomar acciones en el asunto. ¿Cómo afrontar el miedo a que te hagan daño?

Las relaciones con las personas son complicadas, pero esta en cada uno en llevarlas de la mejor manera posible. Generalizar a las personas y englobarlas en un mismo grupo es un error garrafal, que en vez de ayudarte te involucra en un manojo de conflictos, sensaciones y sentimientos negativos.

Para que lo tengas un poco mas claro. No todas las personas se acercan a ti para lastimarte. Es normal sentir miedo a que te hagan luego de haber atravesado por eventos negativos. Pero así como hay individuos que nos hacen daño, hay personas que se acercan a nosotros para amarnos, enseñarnos, querernos y hacernos la vida placentera. Y no estamos hablando solo de amores y pasiones, otros afectos como el de los amigos, la familia, los compañeros de aventuras y ¿Por qué no?, hasta los compañeros de trabajo.

Cómo afrontar el miedo a que te hagan daño

En búsqueda de la razón del miedo

Todas las personas hemos pasado por malas experiencias, decepciones, traiciones, desamor; pero no por ello vamos a cerrarnos la posibilidad de amar, de vivir, de interactuar con el entorno. En vez de asumir una posición de temor, enfrenta tus miedos y utiliza esas malas experiencias y transfórmalas en oportunidades. 

¿Cómo afrontar el miedo a que te hagan daño?

Enfócalo de esta manera, hay cosas que no puedes cambiar. La vida tiene muchos matices. ¿No has escuchado, que las nubes grises, también forman parte del paisaje?, pues te queremos decir que es realmente cierto. Forma parte de la vida, el desamor, la traición, la infidelidad, la envidia, el sufrimiento, solo que no debes temer.

Basándose en eso, tienes que ubicar cual es la razón de tus miedos. No puedes dejar que los recuerdos del pasado sean un obstáculo para seguir avanzando. Por ejemplo: si una amiga te traicionó, detente a pensar que fue lo que la llevo a cometer esa acción. Pero, pendiente, no te hagas la víctima asume la responsabilidad y sácale el lado positivo a la situación, que en este caso pudiese ser que no debes confiar en todo el mundo o que no debes contar todos tus secretos.

No por ello debes asumir que todas tus próximas amigas te van a traicionar. Utiliza esas herramientas para poder ser más selectivo, pero sin pensar que te van hacer daño. El miedo debes evadirlo, siempre va a ver un temor, pero ya sabes como manejarlo.

Miedo a que te haga daño tu pareja

El miedo a que te haga daño tu pareja la mayoría de las veces tiene que ver con malas experiencias pasadas. Entonces, ¿cómo afrontar el miedo a que te hagan daño? Aquí tienes que tener un poco más de cuidado, debes hacer un trabajo previo y mentalizarte en primer lugar que no todas la relaciones son iguales. Por otra parte tienes que primero que aprender el ciclo anterior.

El refrán de un clavo saca otro clavo, no siempre es la mejor solución. Te explicamos, si quieres que los miedos a que te hagan daño se alejen, lo primero que debes hacer es no precipitarte. Tómate tu tiempo y pasa por todas las etapas del duelo, con la relación pasada. Quizás pensarás que no es necesario, pero si lo es. Si no cierras el ciclo pasado, vas a ir arrastrando los temores, los miedos, las frustraciones de la relación pasada.

!Si¡, no te sorprendas. Es así y el miedo a que te hagan daño va ser un fantasma en tu nueva relación. !No te preocupes¡, eso puede cambiar. Para darle paso al amor sin miedos, sin pasado, sin nada negativo tienes que curarte.

Por supuesto el temor es válido, pero en dosis pequeñas. Si sientes miedo es un indicador de que estas viva, pero no te debes enfrascar en eso. El pasado influye en el presente como una señal de alarma pero no puedes dejar de sea parte de tu futuro.

Así que rompe las cadenas del miedo y dale paso al amor, la amistad, el compañerismo. Las experiencias te dieron las herramientas, ahora úsalas a tu favor.

Referencia:

https://journals.openedition.org
https://www.redalyc.org
http://revistas.usal.es